/* PERSONALIZACION DE LUIS

6/2/11

Tempos


Siempre he admirado a aquellas personas que saben manejar los tiempos y ritmos en circunstancias determinadas. Son personas que actúan o no actúan, dicen o callan, pero siempre -por acción u omisión- saben cuando hay que hacer lo "correcto", en un sentido amplio del término.

Quizá exagere o vaya condicionado y vea lo que quiero ver, pero siempre encuentro en todas las personas que creo que son excepcionales en algo, un denominador común: un manejo magistral de los tiempos en las situaciones que dominan.

Son, por ejemplo, aquellos comerciales que saben cuando llamar o dejar pasar un tiempo, cuando contestar y en qué dosis, cuando descubrir todas las cartas, cuando abandonar, ...

O esos consultores que saben tocar la tecla en el momento oportuno para enervar un proyecto cuando toca, no antes porque lo quemas, ni después cuando ya es tarde.

O las madres o padres que saben decir a sus hijos lo justo en el momento adecuado para calmarles, consolarles, reñirles, ...

O ese escritor, que logra "estirar horas hasta que parezcan eternas y dejar décadas enteras de una vida sin contar"... ¿verdad Francesca?

Es envidiable, de verdad.


PD. Ya había dado por escrito el post, a punto de darle al publicar, cuando por alguna razón me he pasado antes a dar una vuelta por mi Reader y mira tú que me encuentro el post de Francesca, justo a tiempo para poner el párrafo final de forma brillante.

4 comentarios:

cumClavis dijo...

Yo también lo admiro Luís, como esa otra [para mí] virtud como la de equilibrar contenidos, la humildad en el otorgar y la calidez sencilla y sincera que trasfieren personas como tu.

Francesca dijo...

No puedo más que estar totalmente de acuerdo contigo, manejar el tiempo es como manejar el tono: algo solo apto para "maestros de esgrima" (y esto no solo es un guiño a tu autor preferido; tengo una amiga que practicaba esgrima de jovencita y lo dice siempre, es un deporte en el que es tan importante saber cuando conviene quedarse quieto como cuando conviene atacar).

Al final, ya ves, he decidido que lo mejor sería regalarme un tiempo de paseos por los blogs amigos y ventilarme un poco y me encontrado con que me citabas aquí... ¡qué alegría!... Manel tiene toda la razón, este es un rincón cálido (tanto tic y tac... y mira, suena como el chisporrotear de un fuego de leña) en el que es un honor que la mienten a una.

Un abrazo... y un café pronto, pronto, pero ya mismo... ¡en un tweet! :-)

luis.tic616 dijo...

Manel, me abrumas ciertamente. No sé si tienes razón en lo que dices, pero de ser así, esa transferencia que mencionas es fácil si te ves rodeado tan bien como yo me siento.
Gracias por leer y comentar.

luis.tic616 dijo...

¡ay Francesca cómo me conoces en tus guiños! Y que gran suerte que tengo de que os guste compartir este rinconcito cálido como le llamáis.
Y el honor es mío por recibir visitas tan ilustres.
A ver si hacemos ese café. Manel ¿te apuntas?