/* PERSONALIZACION DE LUIS

27/11/11

Por tamaños


En un reportaje en televisión sobre el tercer centenario de la Biblioteca Nacional de España le oigo a una persona identificada como Jefa de Salas Generales, que los libros se almacenan en el depósito general (de 12 plantas) según tamaños. No por orden alfabético, autor o colores (como en la foto) sino por tamaño: los más grandes y pesados en las baldas inferiores y los más pequeños y ligeros en las superiores. La razón es (literal), rentabilizar espacios.

Uno, que, aún dentro de sus esquemas mentales cuadriculados de ingeniero, se concede a veces alguna licencia poética como decía aquel, no puede dejar de sentirse sobresaltado. ¡Y es que los libros tienen su corazoncito hombre! ¡Qué extrañas parejas se pueden haber producido! ¡Qué incómodos (o cómodos) roces, lomo contra lomo, habrá habido! ¡Qué tiernas historias se habrán contado entre algunos de los objetos encuadernados!...

Es una, algo siniestra, metáfora de los tiempos que corren: Para que todos puedan acceder a los libros hay que tenerlos ordenados por tamaño.


8 comentarios:

Francesca Cañas dijo...

Como método de archivo (es decir, de "cuando lo necesito, lo encuentro") me deja perpleja... así, como con cara de rape, que decía una amiga mía... ;-)

Pero me ha apetecido mucho de repente pasar una tarde rebuscando entre esos libros colocados sin orden ni concierto, dejando que sean ellos los que me encuentren y me den una alegría... ¡o un susto!

Desde luego, es curioso descubrir las mentes analíticas que están dirigiendo los lugares donde se preserva nuestra cultura... hmmm... en fin, cosas veredes...

Juana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juana dijo...

Tu entrada me ha asustado .... bueno supongo que tendrán numerito y se podrán encontrar adecuadamente, pero .... ¿colocar libros por el tamaño? .... da hasta miedo .... mi mentalidad "ingenieril" lo entiende, pero mi corazón queda dolorido ....

arati dijo...

Me encanta imaginarte imaginando este post tras leer la noticia.

;)

luis.[tic616] dijo...

Francesca, no lo he llegado a ver en el reportaje pero me imagino que el sistema informático debe almacenar las coordenadas (piso+lineal+balda+marca) para encontrarlo. Mi mente ingenieril me dice que seguro que es la mejor manera de hacerlo porque con esos miles de volúmenes lo de ordenar por autor (como hago yo) o por orden alfabético como haces tú, no tiene mucho sentido.
Por cierto, aún no he empezado a ordenar mi biblioteca. Miedo me da.
Gracias por pasarte por aquí.

luis.[tic616] dijo...

Juana, nos pasa lo mismo ya ves. La razón lo entiende pero nuestra sensibilidad se remueve inquieta.
Gracias por el comentario y la visita

luis.[tic616] dijo...

Arati, me asustas de lo que me conoces ya. Pues sí, le he dado bastantes vueltas a como escribir el post. Cuando he visto el trozo del reportaje donde se explicaba el método me ha sonado una campanita de alarma. Algo se me ha removido por dentro y de ahí hasta escribirlo.
Gracias

Francesca Cañas dijo...

Puntualicemos, yo ahora los tengo por orden alfabético según el apellido del autor, pero no hace tanto tenía un excel donde los podía buscar también por título, temática, año de la primera edición... y registraba si lo había prestado y a quien... ¡y marcaba si no lo había leído, que a veces los compro y luego nos pierdo entre los otros libros y me olvido!

Hala, para que veáis que no me importa que os echéis unas risas a mi costa... Lo dejé hace ya unos años, pero vaya, que me sigue pareciendo buena idea... así que lo de las coordenadas ni te cuento ya... yo les pondría un algo para geolocalizarlos :-)))