/* PERSONALIZACION DE LUIS

17/10/09

En una servilleta


Curiosa anécdota de la que hemos sido testigos: un cliente nuestro exigiendo a un fabricante de un ERP que se implicara y diera la cara en su proyecto, después de que el partner implantador le dejara colgado porque cerraba la empresa. Lo que tiene de curioso es que la exigencia la basaba en un compromiso firmado por el fabricante meses antes en ¡una servilleta de papel!

Y la historia viene de hace unos meses, en el momento previo a firmar el contrato del proyecto con el partner implantador, cuando nuestro cliente le pidió al fabricante durante una comida de negocios, que se tendría que comprometer en el proyecto en el caso en el que el partner implantador fallara. El fabricante, que sí que sí y nuestro cliente, sin cortarse, le dijo que entonces firmara allí mismo. Como lo que había más a mano era una servilleta, pues en la servilleta firmó.

Y la servilleta firmada está ahora en la caja fuerte de la empresa de nuestro cliente.

¡Cosas que pasan!


Nota: la foto me la he encontrado con google images, nada que ver con la real

4 comentarios:

cumClavis dijo...

¿Qué anuncio sobre Barcelona era aquell que decía que se podían hacer negocios en servilletas?
Realmente curioso, sí... :-)

mikechapel dijo...

Legalmente vale. De hecho , los acuerdos comerciales valen incluso de palabra, ni te digo con algo firmado.

Jjuan dijo...

Pues algunos de los mejores contratos los he firmado yo tambien en servilletas. Cosas del directo, sobre todo cuando se negocian las cosas en un restaurante... ;-)

Anónimo dijo...

Conocido es que Charly Reixach viajó a Argentina para el fichaje de Leo Messi, y la gestión se debía realizar con premura, por lo que firmó el contrato con lo que tenía a mano, una servilleta de papel. De aquí el anuncio de Estrella Damm que refiere cumClavis