/* PERSONALIZACION DE LUIS

4/10/09

Que no cobro la nómina

Os cuento una batallita. La típica situación, qué os voy a contar a la mayoría, de que acabas un proyecto (con éxito y cliente contento), llega una factura a su vencimiento y el cliente no te la ha pagado:

Llamada 1/
Yo: Hola pepita {admin responsble de cuentas a pagar} qué tal las vacaciones, bla bla, sí qué dura es la vuelta, bla ba, ya necesito otras, bla bla, pues sí, bla bla, pues no, bla bla... oye mira que te llamaba porque tenéis una factura nuestra vencida y no me consta el cobro, que si pasa algo, etc
Cliente: Hola Luis, bla bla vacaciones bla bla... uy! pues es verdad, ah! sabes lo que pasa, que en agosto no pagamos... si ya se que es septiembre pero hasta final de mes no tenemos el día de pago...sí lo puedo hacer de forma manual es verdad, bueno,va lo hago el 10 junto con otro proveedor que bla bla.... vale te aviso
... pasan unos días del 10, no hemos cobrado,...


Llamada 2/
yo: hola pepita, te llamo porque...
Cliente: ya Luis, es que no tuve tiempo, pero no te preocupes que esta semana lo hago...vale te aviso, quedamos así,...
... pasa la semana, no hemos cobrado,...


Llamada 3/
Yo: Hola pepita....
Cliente: ya ya Luis, perdona pero estoy muy liada, ya sé que está aprobada y que te dije que lo haría, pero es que tenemos mucho trabajo, ... sí me lo dijo Jorge {el director general} pero es que tengo otras cosas, ... sí ya se que es sólo una transferencia pero no encuentro el momento
Yo: Pepita, no se como decirlo pero es que si no pagas no cobro este mes...
cliente: oh! no te preocupes Luis, que ahora sí lo hago, sabiéndolo, bla bla

... al cabo de unos días... hemos cobrado


Reflexiones y pataletas:

¡Qué excusas se tienen que inventar algunos para no pagar! - menos mal que no me pudo poner la de que "el procedimienyo/sistema no me deja" porque el procedimeinto de marras lo conozco mejor que ella (¡lo diseñé yo!)

Hay que saber qué teclas tocar siempre. Si no sé el teléfono directo de la persona que le da al botón de pagar vete a saber cuando cobramos

No hay nada más efectivo en estas situaciones como apelar a la relación personal y pasar del trato empresa-empresa al de persona-persona

¿Por qué se considera normal y dentro de las reglas del juego esperar a que te tengas que quejar para que te paguen?



¡País!... no me extraña que pasen cosas como ésta:







7 comentarios:

Anna dijo...

Pues no es un tema nimio el que posteas, Luís. Y menos en los tiempos que corren. Las relaciones con los proveedores deben basarse en valores que se puedan aplicar recíprocamente: profesionalidad, honestidad,... Yo también creo que no debería ser normal tener que reclamar por un trabajo facturado. Apurar a un profesional mina, de base, la relación existente. Gracias por la reflexión.

arati dijo...

¿Sabes que hace unas semanas pasé delante del local del Cobrador del Frac en la c/ Urgell y vi que estaba en traspaso?. Pensé que sí que va en serio la crisis, sí.

En una anterior etapa profesional tipo artístico-artesano, no sólo tenía problemas para cobrar sino también para hacer valorar mi trabajo. Las frases tipo: si a ti te gusta hacerlo, si no te cuesta nada, si lo haces en un momento... eran el ardid típico para intentar rebajar la factura.

Acabé por recurrir a una frase ingeniosa que oí no sé donde:

"Nos encanta nuestro trabajo, sí, pero nosotros también pagamos hipoteca".

cumClavis dijo...

La culpa la tiene el Lazarillo de Tormes, en este país la picaresca es un valor… uno ha de quejarse para que le den lo que es suyo porque de lo contrario, igual alguien se lo ahorra y puede explicarlo entre chanzas, befas y burlas a los amigotes mientras hacen el carajillo en el bar… Ánimo colega! Y, ya sabes, para cualquier cosa te paso el telf. Del SERP (Servicio de Eliminación Rápida de Problemas)…

tic616 dijo...

Desde luego que no es nimio @Anna, y explica, en mi opinión, parte del secular atraso de este país, partiendo como dice @cumclavis del Lazarillo de Tormes o vete a saber si antes (¿Viriato no era un poco golfo también?). @Arati, lo de "la hipoteca" es un pco lo mismo, hacer que el otro se ponga en tu lugar.

Me viene a la memoria una anécdota de cuando trabajaba en la mega consultora: Una vez le tuve que explicar a un americano (de EEUU preciso) como funcionaba un ERP del área financiera que tenía un cliente y cuando le expliqué todo el circuito, sofisticado y complicadísimo, de gestión de impagados no se lo podía creer, decía que le estaba vacilando. Y me dijo una cosa que se me quedó grabada: en su país pretender que el software gestionase un impagado de esa forma era como pretender que gestionase el tiempo de estancia en la carcel del moroso, ... algo inconcebible.

Gracias por los ánimos.

Tona Pou dijo...

A mí tampoco me parece una tontada. De hecho, me subleva que cualquier currito tenga que pagar las cosas, servicios, reparaciones... Y que grandes empresas procedan de esta manera me parece inmoral. Cada vez que veo a cuánto pagan las administraciones, y tienes que dar las gracias por trabajar con ellas... Grrrrrrrrrrrrrr...

Philippe Calvó dijo...

Las reglas del juego establecidas en España permiten demorar los pagos sin que eso te desprestigie demasiado. Es así y hay que asumirlo.
Cambiar estas reglas es lentísimo.

Siempre siento verguenza cuando en alguna ciudad del sur de Francia veo pegado en las puertas de las tiendas carteles en los que pone "No se admiten talones de Españoles". Y es que en francia tu puedes ir al colmado, comprar unos yogourts y pagar con un talón (siempre que no seas español, claro)

Rafa dijo...

Este es uno de los temas que más me llamó la atención cuando pasé a estar en un comité de dirección y era necesario revisar los impagados de más de cierta cantidad en cada comité.

Y los clientes de los que hablamos no son el señor de la tienda esquina, sino grandes empresas o grupos. En esos tiempos, el retraso en el pago era, simplemente, una forma habitual de trabajar. Como dice Philippe, el no pagar en plazo no es algo que desprestigie. Creo que incluso se valora como "buena gestión". Y a nadie le extraña recibir una carta de un cliente importante anunciando el cambio de condiciones de pago de 60 (que ya está bien) a 120 días.

Ahora, cuando a esa "costumbre" se le añaden problemas reales de tesorería, la consecuencia es que empresas pequeñas o medianas, con cuentas de resultados aceptables, se están viendo obligadas a cerrar por retrasos en el pago.

Una medida sencilla, pero eficaz, para facilitar (o permitir) la vida de las pymes sería obligar o articular sistemas (reales) para acortar esos plazos de pago.