/* PERSONALIZACION DE LUIS

27/8/08

El que lo venda que lo monte

Hoy en Microsiervos (que últimamente están sembraos):



Haciendo una analogía (un poco forzada, soy consciente): Nunca se debería decir algo así en consultoría. Venta y ejecución no deben separarse. El que lo vende (el proyecto) que lo haga y se acabaron los vendemotos.


Enlace a vendemotos cortesía de Antonio Valle.

5 comentarios:

Odilas dijo...

Se acabaron también los jefes de proyectos "comemarrones" ;-).
Estoy totalmente de acuerdo.

philippe calvó dijo...

Edcelente tema de reflexión!. En el software de gestión de empresas que desarrollamos e implantamos en nuestros clientes, el área de comercial/ventas está bastante relacionada con la de producción (fabricación, entrega o instalación del producto, desarrollo de proyectos o el tipo de producción que sea). Siempre insistimos a nuestros clientes (a menudo extrañados) que es fundamental que exista está relación (muy facilitada por las nuevas TIC); que aunque el vendedor de un producto o servicio sea una persona diferente que la que lo instalará, desarrollará, entregará, mantendrá, asistirá o lo que sea, ambos tienen que estar muy relacionados. El vendedor tiene que estar en contacto con al información de producción y viceversa.
Pero desde un punto de vista empresarial, la función de ventas es muy diferente de la de producción. Ojalá no fuera así, pero lo es.
A los buenos ingenieros nos cuesta mucho mentir :-p.

Fernando dijo...

En la empresa en la que trabajo es así... todos vendemos... y luego hacemos el trabajo.

Es una manera de evitar vender motos, pero también de generar confianza: el cliente ve si sabes o no sabes llevar el tema.

Y ojo, no somos pequeños, ni mucho menos. El esquema ha seguido funcionando bien a pesar de lo que hemos crecido y a pesar de haber aumentado el foco de la ingeniería también a la consultoría y a la arquitectura.

Antonio Valle dijo...

Estyo con Philippe: para vender hay que tener madera, y no siempre los de produccion la tenemos. Ahora bien, lo que sí que está claro para mi es que es necesario que tanto los unos como los otros deberian ser conscientes de lo que significa el trabajo del otro (porque hay unas relaciones bidireccionales muy fuertes entre estas dos tareas).

Para ello, me gusta mucho lo que hacen en alguna empresa con la que he trabajado y que consiste en que toda persona tiene que pasar al menos 15 días seguidos al año acompañando a alguien de otro departamento. Asi, el de ventas se tiene que tirar 3 semanas al año en un proyecto viviendolo, y el de produccion se tiene que tirar 3 semanas "pateando la calle" con un vendedor.

Antonio

tic616 dijo...

Iba a contestar en comentarios pero prefiero un post nuevo.

Gracias por estar ahí con vuestros comentarios