/* PERSONALIZACION DE LUIS

23/9/09

Consultoría artesana. Reflexiones sueltas

Llevamos unos cuantos (algunos más que otros todo hay que decirlo) dándole vueltas a esto de la consultoría artesana. Todavía (ya tardo, es cierto) no me he metido de lleno en el debate, básicamente porque tengo las ideas un poco dispersas aún, así que previamente he querido ordenarlas un poco utilizando el blog - ¿para qué lo quiero sino es para estas cosas en el fondo?

Recopilo y comparto a continuación, sin la intención de hacer aquí el debate y sin ningún orden preconcebido, una serie de reflexiones sueltas que he ido anotando a medida que se me ocurrían durante los últimos días y que espero que me sirvan para entrar al debate con las ideas más claras e insisto, sin pretender sustituir mi participación en el mismo:


Consideramos cada proyecto como algo único. ¿Significa eso que se ha de partir de cero y no puedo reutilizar herramientas o conocimientos de proyectos anteriores? Por supuesto que no. Como ya escribí en su día (si bien refiriéndome más a la consultoría industrial que a la artesana), los consultores desempeñamos también una función polinizadora, diseminando conocimiento en y de nuestros clientes.
Mi posición es que hay que adaptarse y tener en cuenta las herramientas y conocimiento del cliente, pero sin renunciar a lo propio e incorporando al bagaje profesional todas las experiencias, buenas o malas para ser reutilizadas si tiene sentido, eso sí, siempre que no se intente forzar el reaprovecharlas tal cual para que el proyecto te salga mejor.


No vale cualquier tipo de proyecto para hacer consultoría artesana. Para una mega implantación de SAP no es adecuada pero para un proyecto de gestión del conocimiento debería ser la mejor opción.
En general la considero adecuada para proyectos que requieran de mucha interacción con el cliente y donde el resultado a obtener no esté bien definido desde el principio - aqui se toca, una vez más, con las metodologías ágiles.
Proyectos donde, adicional a lo anterior, se vaya haciendo camino mientras avanzas, donde la metodología no se impone a la conversación abierta entre cliente y consultor, donde el progreso del proyecto se demuestra con lo útil/utilizable que se va consiguiendo y no por llegar a hitos planificados o que determinados documentos estén escritos a una fecha, ...


¿Qué equipo debe tener un artesano? No me refiero a herramientas sino a personas que hagan contigo el proyecto y de las cuales tú eres el responsable frente al cliente.
Abusando de la metáfora, la evolución natural de todo artesano era ser maestro artesano, con pupilos y aprendices a su cargo, que continuasen la profesión. Yo no quiero actuar sólo, quiero tener a mi lado a alguien que aprenda, sobre todo de mis errores, y que me ayude en tareas donde eso sea lo más razonable... y por qué no, aprender de él también.
Evidentemente no estoy refiriéndome a tener un equipo con tareas fragmentadas y especializadas - ese es el punto clave: en un equipo artesano, no debe haber una separación tayloriana estricta de tareas, todos deben aspirar a poder hacer, o al menos ayudar, en cualquier tipo de actividad en el proyecto.


¿Esto de ser consultor artesano es una posición altruista o buenista? Para mí, personalmente, no. Lo considero la mejor manera para mí de hacer negocio, de ser competitivo y de practicar mi profesión en determinadas circunstancias... y punto pelota, sin más aspiraciones doctrinales, morales y trascendentales. En la más pura ética objetivista hago esto y lo hago así por mi propio interés racional. Además creo que actuando así es la mejor manera de que los demás puedan alcanzar mejor sus objetivos si actúan igual. Soy un egoísta racional. No busco mejorar el mundo ni la sociedad.


¿Cómo colaborar con otros consultores artesanos? No me interesa ser parte de un gremio corporativista (¡ojo! no estoy diciendo que la declaración artesana vaya por ahí). Huyo despavorido de posiciones colectivistas para conseguir el bien común - aspiración que históricamente ha causado más males que bienes. Colaboraré con quien tenga sentido que lo haga y pueda tener plena confianza. No me voy a obsesionar por poder utilizar una marca.
Siempre saldrán una serie de elementos potencialmente conflictivos tales como competencia, solapes, de quien "es" el cliente... y que son cuestiones difíciles de gestionar en abstracto por lo que no veo factible resolverlas de forma genérica y universal, menos aún mediante la creación de asociaciones de "consultores artesanos". Cada uno tendrá que integrar su red, de forma natural, con las complicidades que surjan y con quien se vaya construyendo la imprescindible confianza.
No espero de este debate sobre la declaración artesana que se pueda resolver este punto de una forma tajante, me conformo con conseguir unos acuerdos mínimos y es el punto que veo más difícil de resolver. Como escuché a alguien el otro día: sabes si tus principios realmente lo son si te cuestan dinero.


¿Vale cualquier cliente? No. De entrada tiene que ser un valiente pues no podrá echarle la culpa al consultor amparándose en el efecto IBM (lo de nadie ha sido despedido por contratar a IBM).
Además tiene que tener ganas y tiempo (se le supone un conocimiento mínimo) para trabajar en unas condiciones donde va a estar bastante expuesto: en un entorno poco predecible, sin saber antes el resultado exacto, de tú a tú con los miembros del equipo de proyecto (a estructuras muy jerárquicas se les puede atragantar esto) y con una dinámica poco estructurada.


¿Vale cualquier consultor? Pues tampoco. Lo tiene crudo aquel que se sienta incómodo con la incertidumbre, que necesite siempre una metodología guía burros que aplicar, que no soporte bajarse de su pedestal de "yo sé más que tú y por eso soy el consultor", que tema discutir de forma abierta con el cliente, que facture por horas, ...


¿Siempre has de trabajar en modo artesano ON? Dependerá de cada cual y si puedes elegir. En mi caso particular no siempre puedo hacerlo porque a veces los proyectos y los clientes son los que son, vienen como vienen y te has de amoldar - a menos que puedas permitirte el quedarte sin proyecto y sin cliente. Sí que es cierto que aún así adopto un modo más táctico y pragmático de actuación, intentando aplicar los principios artesanos (los míos, preciso) a pequeña escala y selectivamente (con una persona concreta, en una fase determinada, etc.)


¿Qué pasa con el material ligado al conocimiento generado en los proyectos? ¿Debo compartirlos? Pues dependerá del tipo de proyecto y el cliente: una auditoría de seguridad no debería compartirse (en principio). De todas formas este punto me parece un tema menor, tan menor que no lo considero como algo que deba definir a la consultoría artesana. Otra cosa es que consideres que compartir y divulgar tu conocimiento de forma completa te ayude a posicionarte mejor de cara a conseguir clientes. Además, creo que en los proyectos de consultoría artesana, el documento final importa mucho menos que el propio proceso de construirlo.
Lo mismo me pasa con lo del software libre, no creo que sea algo relevante en este contexto. O al menos tan relevante en este caso como decir que iremos al cliente en coche eléctrico para contaminar menos. Está bien pero no es ese el tema.


¿Y esto se aguanta? Pues parece que sí, al menos unos cuantos nos ganamos la vida de esa forma más o menos. ¿Hasta cuando?... esa es una cuestión para la que no tengo respuesta. De momento tiramos p'alante que no es poco.


Bueno, creo que esta pequeña catarsis me ha servido para ordenar algo mis pensamientos. Espero no haber sido demasiado pesado (si has llegado leyendo hasta aquí es buena señal, gracias)

30 comentarios:

consultordynamics dijo...

me ha encantado esta:¿Siempre has de trabajar en modo artesano ON?

Los que aún estamos aprendiendo desde la consultoría industrial lo tenemos más dificil, pero nos quedamos con detalles para el futuro...

Ojalá se puediera tener siempre ese "modo ON", aunque como bien dices de algo hay que comer :)

jcmmartin dijo...

Pregunta: si la consultoría artesana te permitiera "hacer negocio, de ser competitivo y de practicar mi profesión en determinadas circunstancias..." pero te llevaras por delante quien fuera, lo harias??
Por tu constante exposición, me da que no, por tanto tu actitud no es egoista, es de supervivencia.
Veo que aun andas con el blogger...ejemm...
Saludos

Anónimo dijo...

Me encantó tu reflexión y estoy de acuerdo 100%,aunque es difícil no "sentirse incómodo con la incertidumbre"

tic616 dijo...

@consultordynamics me consta que hay consultores artesanos en ON 100% y que les va bien - es posible vivir de la consultoría artesana.

@jcmmartin, el concepto de egoísmo racional (ver el enlace que pongo en el post) no contempla esa opción de "llevarse por delante a nada" --> "Debe existir por sí mismo y para sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí mismo"
No entiendo la conclusión a la que llegas de que mi actitud es de supervivencia, no se que quieres decir con lo de supervivencia.

tic616 dijo...

@anonimo gracias. Lo de incertidumbre es relativo. Nunca me había sentido más seguro en mi "puesto de trabajo" como ahora y he trabajado en dos multinacionales muy gordas y muy sólidas durante muchos años

@jcmmartin me dejé de decirte que lo de blogger va para largo creo. A ver quiens aca tiempo de hacer la "migración".

cumClavis dijo...

Luís, suscribo, en líneas generales, cada uno de los puntos de tu reflexión y me reconozco en ella. Creo, sin lugar a dudas, que refleja de manera sucinta el eje del debate que se está llevando a cabo, despeja dudas y aporta claridad.
Respecto al buenismo, yo tampoco busco mejorar el mundo ni la sociedad pero sí que me encuentro mejor conmigo mismo respecto a este mundo y a las personas con las que trato a partir de la manera de enfocar y realizar mi trabajo. Supongo que esto también lo compartimos…

josempelaez dijo...

Luis, he leído con interés y atención tus reflexiones (hasta el final). Me han parecido muy consecuentes con lo que vienes escribiendo sobre

tu comprensión de la consultoría.

No sigo con demasiado detalle vuestro debate sobre «consultoría artesana», aunque intento mantenerme al corriente. Es una de las

materias que me interesan. Uno de mis primeros trabajos fue el de ingeniero consultor socio de una microempresa: seis autónomos (dos

ingenieros, un ayudante de OP, un topógrafo, dos delineantes) y una secretaria. Luego trabajé en una ingeniería con 2.000 empleados

(40% titulados superiores).

Lo que no termino de entender bien sobre vuestra reflexión compartida es la dicotomía consultoril que soléis establecer como base de

partida.

Tengo la impresión de que vuestra actividad "artesanal" es comparable a la de otras que se ejercían hace cuarenta años como profesiones

liberales: ingeniería civil, arquitectura, medicina, abogacía, psicología… El único distingo que se me ocurre es el de que los consultores no

deben estar colegiados para ejercer y elaborar dictámenes o informes, pero no creo que ello sea relevante para el debate.

La cuestión es que, según mi comprensión de la realidad, cuando tenemos un problema solemos consultar a alguien de nuestra confianza (o

de la de a quien pedimos consejo). Es decir, para mí, el consultor es alguien que sabe de algo y tiene la confianza de un cliente (o de

alguien en quien éste confía). Luego, si hay que hacer un proyecto o ejecutar una obra que dura seis meses, o seis años, se contrata a la

empresa que disponde de las capacidades necesarias para ello, ya sea asalariada o subcontratada.

No comprendo lo de la «consultoría industrial». Se consulta al arquitecto, al médico, al abogado, etc. Se contrata la obra a la constructora,

la operación y la recuperación al hospital, la fusión empresarial a la firma legal, etc.

josempelaez dijo...

Luis, ¿puedes editar la entrada para quitar los saltos de línea innecesarios, please?

Francisco Marco-Serrano dijo...

El tema del trabajo por prototipo yo lo sufro en mis labores como colaborador externo en proyectos de investigación universitaria. Te da la impresión de que estarás en beta permanente; de hecho, cuando hemos intentando, el grupo de investigación y yo, analizar la posibilidad de estandarizar y replicar el proyecto X o Y, siempre ha terminado apareciendo el Z, impidiendo [dados nuestros recursos escasos, y todo hay que decirlo, la voluntad artesana] convertir el prototipo en un producto final.

tic616 dijo...

@cumclavis, es una diferencia sutil y creo que estamos de acuerdo. Una cosa es decir que la consultoría artesana queda definida por ese "buenismo" y otra que, como consecuencia (NO como motivo inicial) de trabajar de esa forma (honesta, abierta, ingenua si quieres) se vive mejor con uno mismo y el resto. Entiendo, y lo respeto, que no a todo el mundo le pueda pasar.


@josempelaez, lo siento pero blogger no permite editar mensajes (¡ni los propios!). Lo podría borrar y reescribirlo pero entonces queda en otro orden y sería peor.
Respecto a tu duda, el ejemplo que pones es perfecto para explicarte esa contraposición.
Si todo fuera como dices no habría tal dicotomía, cierto. El problema, siguiendo con el ejemplo de los arquitectos, es cuando la constructora pone también los arquitectos, el responsable de calidad y el director de proyecto.

Y te pondré un ejemplo real y personal: en mis tiempos de consultor en multinacional a veces hacíamos selecciones de ERPs para nuestros clientes. No te creas que se hacía una selección objetiva (aunque luego se vistiese como tal). A menos que fuese imposible de camuflar, la recomendación siempre iba en la dirección que más nos interesaba a nosotros para poder ser los implantadores de la solución, que es donde estaba la pasta. Además había presión para colocar a todos los "recursos" que en ese momento estaban desasignados, si sabían SAP pues había que intentar que fuese SAP el elegido.
Le llamamos industrial no por casualidad sino porque la clave de su modelo de negocio está en paquetizar, estandarizar servicios y encadenar proyectos clonados uno tras otro. Este modelo es perfectamente válido en determinadas situaciones y tipos de proyecto, pero puede condicionar y mucho las decisiones que deberían ser objetivas, si no hay un tercero que "vigile" ;-) que se haga de forma razonable en esas situaciones

Amalio A. Rey dijo...

Luis:
Iba a hacerte algunos comentarios aqui pero al final, termine escribiendo mi propio post que he titulado "dialogo mañanero sobre consultoria artesana". Me ha inspirado tu interesante reflexión de preguntas y respuestas. Puedes seguir la conversación aqui: http://www.amaliorey.com/2009/09/24/dialogo-mananero-sobre-consultoria-artesana-post-102/

tic616 dijo...

@Francisco, las metodologías ágiles aplicadas al desarrollo de productos no trabajan con prototipos, todo lo contrario: el trabajo y organización del proyecto se enfoca a obtener resultados con funcionalidad operativa. En cada iteración se van añadiendo funcionalidades de forma que siempre se tiene un resultado usable. Tengo la sensación de que no he entendido bien el caso que expones

josempelaez dijo...

Luis, me conoces y sabes que hago algunas preguntas retóricas.

Entiendo bien que se la llame "industrial". Lo que entiendo mal es que, a lo que dices que hacen (que lo hacen), se le llame "consultoría" :-)

josempelaez dijo...

Respecto de los arquitectos o ingenieros, la cosa está bastante clara. Los que hay que trabajan en un estudio de arquitectura o una oficina técnica de ingeniería y los hay que trabajan en una empresa constructora.

Mismas titulaciones pero distintas ocupaciones. Unos hacen de consultores para sus clientes y otros de contratistas.

josempelaez dijo...

Para quien no lo sepa (quizá lo he dado por supuesto), en la construcción se separan los roles del ingeniero proyectista y del director facultativo de la obra del papel del jefe de la obra, aunque todos sean arquitectos o ingenieros.

Los dos primeros pueden ser la misma persona, pero nunca el tercero. Los dos primeros nunca están a sueldo del contratista. Si luego se dieran algunos "chanchullos" estaríamos ante otro tipo de problema (con repercusiones judiciales y no sólo deontológicas).

tic616 dijo...

@josempelaez ¡ahí está!, he puesto ese ejemplo de la construcción para que se vea el contraste entre las funciones del proyectista, el director facultativo y el jefe de obra. En "Consultoría industrial", sus equivalentes no se separan (supongo porque no es tan peligroso que un proyecto se haga mal).

En mi caso, en proyectos de implantación de sistemas, actuamos de proyectista (hacemos el diseño en base a requerimientos) y de director facultativo. El jefe de obra lo pone el implantador


Y se les llama consultoría porque es así como se llaman a sí mismos y el mercado les reconoce el nombre. El significado de la palabra es cierto que se ha pervertido.

mkl dijo...

Despues de todos los comentarios, me alineo aún más con tus ideas. Sólo profundizar en el tema del conocimiento compartido. Yo no creo que se trate de compartir la información del cliente (a menos que él se apunte y pueda) sino de abrir el proceso de consultoría que ha generado o cambiado ese conocimiento, el estado de la organización, el logro del proyecto. Interesa el proceso, el método e incidencias, pero no el contenido mismo del resultado y, ahí, no veo problema en compartir...

Poco más, el debate ha cubierto de sobras los posibles comentarios que hubiese hecho antes si no estuviese tan liado buscándome la vida como artesano ;-).

Molt bo, Lluis!

tic616 dijo...

@mkl, hemos de concretar más qué significa "compartir" el proceso, hasta donde llega eso. Eso lo dejo para el debate que tenemos abierto. No quiero de ninguna manera traérmelo aquí.

El ejemplo que he puesto de auditoría de seguridad"" era una caricatura intencionada y está claro que al final el cliente será el que decida si el resultado se puede "compartir" (aunque eso puede abrir una caja de gusanos si sólo le interesa que se conozca lo que a él le interesa - pero ese es otro tema)

Me alegra que te guste. Gràcies!

tic616 dijo...

@Amalio, te contesto aquí y luego copio/pego ;-) en tu post para no dispersar la conversación.

Respecto a los clientes/tipos de proyecto:
---------------------------------------
Sin duda, y estoy de acuerdo contigo en lo esencial, es un gran reto el conseguir quedarte con los clientes que entiendan esta forma de trabajar y las tentaciones son grandes para dejarte cegar por la rentabilidad (o pura supervivencia). Mi enfoque es realista en el sentido de que, prefiero por supuesto un cliente que esté en sintonía con la filosofía artesana PERO si no lo está no siempre he de renunciar a él, incluso aunque no me vaya en ello la supervivencia. Seguro que puedes introducir pequeños "toques artesanos", como polizontes o "topos", en puntos del proyecto (con algunas personas o tareas que decía en el post). No soy un talibán de esto, si puedo lo meto, aunque sea poco - menos es nada.


Respecto a lo del taller como algo permanente:
------------------------------
Me debo haber explicado fatal porque es justo donde más escéptico soy. La única vía que veo es que se construya de forma natural y proyecto a proyecto, y cada uno la suya, o "suyas" ya que si, por ejemplo tú y yo tenemos la red "A" digamos, y tú y mkl la red "B", eso no implica que mkl y yo estemos en red, o puede que estemos en un red "C" donde tú no estés - no funciona la propiedad transitiva, ¡no se si me explico!


En cuanto al buenismo:
---------------------------
Estoy de acuerdo en que no hay que pensar a corto plazo - más colaboración/aprendizaje al final redundará en más competitividad.
Y que el proceso es más importante que el resultado formal, pero es porque el proceso te da un resultado no formal mucho más valioso al final (vamos que lo importante es el resultado pero el de verdad, no el formal)
Pero:
No pretendo buscar grandes trascendencias y misticismos- esto es sólo, ni más ni menos que trabajo. Y este enfoque me sirve porque me permite (creo) ser más competitivo y trabajar más a gusto. Y digo lo del colectivismo porque estoy cansado de ver buenas intenciones disfrazadas y sí, hay una carga ideológica en lo del colectivismo, soy individualista o "egoísta racional" porque creo que eso es lo mejor para todos finalmente.

Bueno no me enrollo más. Gracias por el debate

Amalio A., Rey dijo...

Luis:
Todos los matices que estas introduciendo son utiles y necesarios. Pues si, me gusta que seamos flexibles. Creo que al final hablamos de lo mismo. Lo de introducir "pequeños retoques artesanos" me parece bien e inteligente. Es realista. Esta en la linea del comentario que me hizo Miquel en mi blog. Pero el propio Miguel ponía limites a esa flexibilidad que yo comparto. Podemos "inocular" (palabras de Mkl) ese espiritu en la medida que podamos, pero sigo pensando que cuando vas cuesta arriba, y percibes que "te obligan" a ser un fabricante industrial, lo mejor es tener la determinación de revisar la cartera de clientes, y decir NO, pero en fin, es una decisión personal. La necesidad de facturar genera circulos viciosos (sacrificio de calidad por cantidad).
En cuanto al "taller permanente", perdona pero no he entendido bien tu respuesta. Tampoco sé si consegui explicarme bien. Lo que quize decir es que me parecia que tu pensabas que se podia hacer "artesania" desde una empresa, con tu propio equipo.
Lo de las grandes trascendencias y misticismos, pues mira... no lo veo, no lo veo. ¿ves misticismo en concebir el trabajo como parte de una forma de vida, un modo de ver la vida? Yo no, para mi es casi sentido comun y tan poco "trascendente" como pensar que esta tarde me apetece ir al cine. Lo asumo de forma natural, es mi yo-personal y mi yo-profesional que comparten una sola vida. Un saludo...

Anna dijo...

Llego tarde. Poco que añadir a los comentarios... Supongo que tenemos artesanos para rato, que el cuerpo os pide guerra ;-) Estamos de suerte!

tic616 dijo...

Gracias Amalio, seguro que hay límites, por lo que abogo es por no tirar la toalla a las primeras de cambio.

Vale, lo del taller queda aclarado y compartimos opinión. Desde una empresa, un tanto especial eso sí, también se puede hacer artesanía consultora.

Lo de misticismo me refiero a darle más valor simbólico de lo que tiene y pretender que así se salvará el mundo empresarial. Es cierto desde luego que la vida laboral y la personal no pueden ser estancas y que al menos los valores personales deberían estar presentes en ambos lados... pero no hagamos de eso un corpus doctrinal.

Gracias por los comentarios. Un abrazo

tic616 dijo...

@Anna, claro claro tanto pasear a Teo te acabas perdiendo primicias ;-))

Facility manager dijo...

Hola Luis (Todos te llaman Luis pero no está tu nombre en el perfil):

Yo como Anna, llego tarde al debate, que por demás es muy interesante. Comentaba en casa de Amalio Rey, que deberíamos empezar por el principio y encontrar cuales son los problemas que pueden ser resuleltos con la consultoría "enlatada" y cuales aplicarían a la artesana.

Comentaba que al principio en las empresas, solo existen problemas y herramientas disponibles. El artesano debe usarlas para resolver los primeros. Los proyectos son como una consecuencia. El proyecto lo define el artesano con el cliente, por eso es distinta y mejor.

Seguiré andando y visitando tu casa.
Alberto

tic616 dijo...

Hola Alberto, gracias por tu comentario. Nunca es tarde si se acaba aportando algo. Por ejemplo, coincido contigo en que un proyecto no es más, ni más ni menos, que un medio para resolver una situación que a veces no es ni un problema.

Será muy bienvenido a este humilde blogsito

Y sí, me llamo Luis ;-)

jcmmartin dijo...

Hola,
Perdon por no seguir el hilo.
Pues me refería precisamente al link que pusiste, que no pinche y que me deja en pelotas. Vi egoísmo y me enfrasqué.
Un saludo.

Odilas dijo...

Hola Luis, contertulios, consultores y otras especies ;-)
Buen post, va directo al grano en casi todas las reflexiones (apasioados debates que hemos ido manteniendo).
Básicamente estamos de acuerdo, pero por aportar reflexión y matices:

Sobre el equipo de un artesano, no sé si la metáfora aguanta lo que estamos montando. Yo por lo menos, no busco trabajar con aprendices (si aceptamos, que es mucho aceptar, que no todos lo somos), si no con iguales. Maestros especialistas en materias dónde yo no llego. O dónde ellos disfrutarán más que yo.

Me encanta la descripción que haces en si "vale cualquier tipo de proyecto", pero no sé si depende más del tipo de proyecto o del "tipo" de cliente. Una mega implantación artesana de SAP, por qué no ;-?

Sobre lo del buenismo, pues mal entendido es una memez, pero quizás sí que estamos contribuyendo, de forma inconsciente y sin pretensiones a crear espacios alternativos a modelos gastados, dónde muchas personas malviven porque hay pocas alternativas entre la gran empresa y la autonomía solitaria. A mi me gustaría pensar que mi rabia y mi egoísmo ayudó a otros a pensar en nuevas opciones.

Bueno, no me lío más, que te escribo otro post.

Gracias por la reflexión

tic616 dijo...

Hola @odilas, bienvenidas sean tus matizaciones.

No consigo imaginarme una megaimplantación SAP de forma artesana. En una megaimplantación de SAP hay equipos especialistas y numerosos donde el factor tiempo es determinante - imagínate un montón de tíos/tías nerviosos, encorbatados (ellos) y todos con un cronómetro en la mano (y uno de ellos además con un hacha). En todo caso sí que hay ciertas tareas, como la recogida de requerimientos, donde un enfoque "artesano" puede ser muy recomendable.

Reconozco que he abusado de la metáfora con lo del aprendiz pero creo que esa figura puede tener cabida para hacer determinadas tareas que alguien (es decir el consultor) tiene que hacer pero que no requieren el grado de experiencia que se le supone al "artesano" (por ejemplo recogidas de datos)

Y sobre el buenismo mal o bien entendido (yo no lo entiendo de ninguna manera, ni malo, ni bueno ni mediopensionista), no creo que sea la mejor forma de construir alternativas a modelos gastados. El nuevo modelo debe imponerse no por ser "más ético" sino porque es más eficaz en determinadas situaciones.
Buf, yo también me lío y quiero escribir aún otro post para que esto sea una trilogía.
Gracias!

Odilas dijo...

Algún día haremos una implantación de SAP a la artesana, ya veras!.
Anímate con la trilogía, que esto aún requeriere muchas vueltas.
Un abrazo.

tic616 dijo...

@odilas, al menos un trocito sí...