/* PERSONALIZACION DE LUIS

21/9/06

¿Teoria, convicción, ...?

Tengo la teoría (o quizá sea mejor llamarle convicción porque no tengo argumentos sino impresiones) de que los consultores, la mayoría de las veces, no tenemos grandes ideas para nuestros clientes.

Las ideas, o ya están "ahí" y las hacemos aflorar o están en otro sitio y nosotros las traemos. Eso sí, bien estructuradas, utilizables y vendibles (interna y externamente) - y esto también es aportar valor, ¿o no?

5 comentarios:

Angel M. dijo...

¿Catalizadores? ;-)

Casi siempre, los Departamentos de la empresa funcionan como áreas estancas y la información no fluye adecuadamente, por lo que nadie tiene una visión global... Si alguien consigue hablar con todos ellos y formarse dicha visión, aporta mucho. Por cierto, no quiero hacer autopromoción descarada, pero viene a ser lo que comentaba en mi blog el otro día sobre las ventajas de la Gestión de Proyectos...De hecho, en algunos de los proyectos que desempeño para mi empresa me he ganado el sobrenombre de "auditor mayor del reino" porque me ha tocado hacer reingeniería de procesos...

Bueno, que me lío...Que la consultoría bien hecha claro que aporta, pero se ha prostituido tanto en el sector... :-(

Telémaco dijo...

¡Claro que sí!. La sabiduria no esta en conocer las respuestas, está en saber hacer las preguntas.
Además estoy de acuerdo con la explicación de Angel.

Julen dijo...

No siempre la cuestión es el fondo, muchas veces es cuestión de forma. Complicados son los caminos del señor para saber por qué te contratan. En su momento aporté un granito de arena:
por qué y para qué nos contratan

duravidaes dijo...

Ademas de algunas de las cosas que leo por aqui, creo que en muchas ocasiones la razon es la siguiente:
si la propuesta viene de 'alguien de la casa', no vale nada. Si viene de un 'consultor' de McErnsture, entonces es una solucion innovadora y rompedora :(

y, ademas, el director de turno pone su cuello a salvo, porque McErnsture dijo que eso es lo que habia que hacer...

Tochismochis dijo...

Hombre, la creatividad y el sentido común están ahí. No se trata de hacer refritos con los mismos ingredientes una y otra vez, sino más bien ser creativo en la búsqueda de una solución óptima al problema que te plantean.

A veces será utilizar una solución que funcionó en otro sitio, otras adaptarla y, en el peor de los casos, crearla de cero y dar una solución a medida. Cualquiera de las 3 posibilidades es válida y "aporta valor".