/* PERSONALIZACION DE LUIS

1/5/07

Uno de mayo


Día de los trabajadores. Para celebrarlo escribo esta entrada sobre cuatro cosas relacionadas y que he leído y escuchado recientemente:


Cosa 1: El ingeniero del GPS

La penúltima página de la Vanguardia de los domingos siempre retrata a alguna persona que ha sido noticia o ha logrado algo digno de ser reseñado en el ámbito empresarial.

En la de éste último domingo la historia iba de un emprendedor que tras mucha lucha y bla bla bla había conseguido levantar una empresa tecnológica que da trabajo ahora a 64 personas.
Hasta aquí más de lo mismo (no le quito mérito, la historia es realmente remarcable pero no es novedosa).

Lo que me llamó la atención y por eso lo traigo a colación, es que cuando en la entrevista abordan el tema de contratar personal, el entrevistado suelta lo siguiente (textual): de cada 20 candidatos que entrevisto, podemos aprovechar dos o tres. El nivel técnico y personal de los jóvenes es bajísimo. Cuando les veo, pienso: esta persona no puede representar a mi empresa. Eso no pasa en Francia o Alemania, allí los jóvenes se compran un traje para ir a las entrevistas de trabajo. Aquí suerte tienes si no te ponen los pies encima de la mesa.

Sin entrar en el fondo de la cuestión (la baja preparación y actitud de las nuevas generaciones y que en parte percibo también), no me gusta nada el tonillo que utiliza, empezando con el verbo aprovechar para referirse a los candidatos (¿estaría pensando en realidad en su conjugación reflexiva - es decir aprovecharse?).

Luego está lo del traje (y lo dice uno que lo lleva puesto de 8 a 21, de lunes a viernes), si uno de sus criterios de contratación es si lleva traje o no, pues vaya empresario... no se que estará buscando pero se está perdiendo, seguro, una buena parte de candidatos con talento... y más en el entorno de alta tecnología.



Cosa 2: Un cadáver en la oficina

También en La Vanguardia del pasado domingo pero en su suplemento de dinero. Se reseña un libro de David Bolchover llamado los muertos vivientes (the living dead) que analiza la desmotivación de los trabajadores en las grandes corporaciones. Si la reseña es fiel reflejo del libro vale la pena comprarlo porque lo que se narra es como para leerlo y retenerlo.

Empieza con una anécdota, real, triste e indignante, de cómo un empleado de una auditoría finlandesa se murió en su mesa de trabajo y sus compañeros tardaron en darse cuenta dos días (!). Ni sus compañeros hablaban mucho con él ni sus jefes contaban con su trabajo - trabajador típico de gran corporación que no se sabe muy bien qué hace, ni en qué invierte su jornada laboral, ... ni a nadie le importa.

Sigue con datos como que según Spysoftware (empresa que vende aplicaciones de monitorización de uso de las estaciones de trabajo y redes) el 70% de las páginas porno de Internet se visitan durante la jornada laboral y que un 7,2% de trabajadores americanos envían más de 20 e-mails personales durante su horario laboral.

Aunque el énfasis el libro no lo hace en los que se escaquean sino en esa inmensa masa de gente que sufre un tedio sin sentido y desmotivación subsecuente. Personas que se aburren profundamente pero que están atrapadas en una agradable (falsa en mi opinión) seguridad financiera y cuyo talento es desperdiciado.

Hay una frase en la reseña que me resulta demoledora: hay millones de personas que no hacen nada, pero reconforta saber que la mayoría de ellos tienen trabajo.

El ABC también lo reseña.



Cosa 3: Oído en la radio

Lo he oído en una emisora de radio hoy mismo aunque no recuerdo en cuál. Según no se que encuesta reciente, el principal motivo que tienen los trabajadores para continuar en su puesto actual es el buen ambiente y los compañeros.

Según la misma encuesta, el principal motivo para cambiarse es el aumento de sueldo.

Vamos, que todo tiene un precio.



Cosa 4: Respice finem (*)

Excelente entrada de Antonio España en su blog. Antonio es un exitoso profesional en una multinacional importante, está muy orgulloso y frecuentemente hace gala de ello. Como muestra la mencionada entrada, donde se rebota contra esos emprendedores que miran por encima del hombro a los que prefieren seguir trabajando por cuenta ajena.

Toda la entrada me parece una reflexión imprescindible y que vale la pena leer y releer porque recoge de una forma que me parece muy inteligente, directa y clara ese dilema de emprender o no emprender, reivindicando que no emprender es una opción legítima que en ningún caso ha de asociarse a que el no-emprendedor es un apático cagueta acomodaticio (son sus palabras).

De verdad que recomiendo su lectura detenida - hay mucho contenido y de peso.


(*)
En todas las cosas ten presente el fin




6 comentarios:

JFT dijo...

Muchas gracias por le entrada.
No estoy de acuerdo con el número 1 en todo pero es genial el repaso que das.
La de Antonio España es algo que esperaba ver escrito alguna vez. Creo que hay que tener espíritu emprendedor pero no necesariamente emprender.

Carlos dijo...

Muy buen e interesante artículo. Tal vez le interese el libro virtual para descargar EL ARTE DE LA VENTAJA. Es un manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Puede descargarlo en:
http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Mas libros parecidos en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buen artículo, de lo mejor que he leido en este blog.
Atentamente,
un lector

tic616 dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

José, ¿qué es lo que no compartes exactamente?

Carlos, gracias le echaré un vistazo

Antonio España dijo...

Muchas gracias por la mención, en un blog tan interesante como el tuyo no deja de ser un orgullo.

Estoy contigo en el primero de los casos que mencionas, y es que a veces el lenguaje nos delata. Esto de candidatos aprovechables está muy en línea con usar la palabra recurso para referirse a personas.

Lo de Finlandia suena un poco a leyenda urbana, ¿no? Viene muy bien para ilustrar el mensaje, pero me cuesta creerlo.

Y respecto al motivo del cambio, fíjate que lo que yo he leído alguna vez es que el principal motivo de cambio es la relación con el jefe. Aunque me imagino que depende de los niveles salariales, con un sueldo de mil euros ya puedes tener el mejor jefe del mundo que cambias por mera supervivencia (aunque si es el mejor jefe del mundo, algo hará para mejorarlo, ¿no?).

Saludos,

tic616 dijo...

Gracias a ti Antonio por pasarte por aquí.

Lo del empleado finlandés parece cierto si le hacemos caso a la BBC.
http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/3410547.stm

Aunque lo que si que parece es que se le ha dado un carácter más melodramático de la cuenta, ya que el que nadie se percatara en dos días parece que ha sido como consecuencia de un cúmulo de casualidades.