/* PERSONALIZACION DE LUIS

31/10/08

Motivación - la lista

He dejado un tiempo, creo que prudencial, para poder recoger todas vuestras sugerencias sobre factores de motivación en el trabajo que os propuse recopilar hace algo más de una semana.

Ya no me puedo aguantar más y he hecho una síntesis de lo que he podido leer en las entradas relacionadas de blogs amigos (Gracias Rafa, Miguel, Jose M y Luis) y los comentarios en todos ellos y en mi entrada inicial.

Y avanzo que me quedo con una conclusión:
la motivación debe venir de dentro de uno mismo, no puedes esperar que nadie ni nada te motive. En todo caso tu empresa, o entorno laboral en general, debe facilitar que no pierdas esa motivación y que esa motivación individual revierta en beneficio de todos: uno mismo, tus compañeros, la empresa, los clientes y proveedores de la empresa, la sociedad, ...

Así planteado, la lista que había propuesto construir la rebautizo como lista de factores para alentar y sostener la motivación, intrínsicamente interna, y que queda, tras mi, seguro que incompleta, síntesis en:

  • Confiar en las personas que tengo alrededor. Esta se la debemos a Odilas y la pongo la primera por que es lo primero que tiene que haber y a la vez lo último, pues debe acabar siendo el resultado de todas las demás. O como me dijo no hace mucho Antonio Valle: sentir que formas parte de una pandilla.
  • Transparencia y comunicación. Las reglas están definidas y se cumplen. Valores, objetivos (individuales y colectivos) claros, transmitidos, medibles y evaluados, de forma constructiva, para mejorar - no para castigar. No hay atajos por el pasillo ni vías alternativas. La mala práctica en este sentido se penaliza, no se premia.
  • Empleabilidad. Lo que hago me sirve a mí, como individuo egoísta que soy y dado el mundo no tan perfecto que nos circunda, para incrementar mi valor como profesional. Formación, proyectos donde se aprende y mis compañeros me enseñan, etc.
  • Participación, como individuo y como grupo, en las decisiones que me afectan (eso no implica que sea yo el que decida) pero al menos que el que toma la decisión conoce mi (nuestra) opinión.
  • Flexibilidad, variedad y movilidad. Como se confía en mí, soy responsable de mis resultados. Yo me organizo, coordinadamente con mis compañeros, y puedo trabajar cuándo y dónde quiero, compaginándolo con los intereses del grupo y de la empresa. Se traduce en flexibilidad de horarios, teletrabajo, poder cambiar fácil razonablemente de tipo de trabajo, proyecto y área funcional. De todos, este es el factor más difícil de implementar me temo.
  • Gozo intelectual (no se me ocurre otra forma de describirla). Todos los factores anteriores está muy bien pero algunos se podrían tener en un puesto de trabajo apretando tornillos o tapones de botes de conservas. Este factor es de JoseM y es poder colmar el deseo, la inquietud, la necesidad de entender, de construir y deconstruir para asimilar y descubrir, ... de desarrollarte intelectualmente. Imprescindible

No quiero que mi posición se interprete como un elogio al colectivismo, concepto que me produce sarpullidos, sino como una apología de la responsabilidad y ética individual como mejor forma de que podamos convivir y progresar colectivamente,... que no es lo mismo.


Y hablando de motivación interna, rescato una entrada de hace tiempo donde se comenta un libro donde se narra un caso donde esa motivación interna se lleva al extremo.

El libro se llama El hombre en busca de sentido y está escrito por Viktor Frankl. Es un alegato firme y duro a favor de la responsabilidad de cada individuo en su propia vida, pese a cualquier tipo de adversidades que tenga que sobrellevar.

A él le debemos esta frase que debería esculpirse cada uno en su casa, mesa, almohada, escritorio, tatuaje, salvapantallas, ...
Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas - la elección de la actitud personal que debe adoptar frente el destino - para decidir su propio camino.

Entradas relacionadas:


Vídeos relacionados:







7 comentarios:

David Ch dijo...

Estoy de acuerdo con eso de "En todo caso tu empresa, o entorno laboral en general, debe facilitar que no pierdas esa motivación".

Al trabajo, igual que vamos aseados, debemos ir motivados. Nadie nos exige explicitamente ir aseados al salir de casa, pero lo hacemos la mayoría. De igual modo deberíamos tratar el tema de la motivación.

Y no se trata de autosugestionarse antes de salir de casa con palabras mágicas delante del espejo, porque en realidad el aseo cotidiano es indispensable y la mayoría de las veces lo hacemos sin plantearnos grandes cosas.

De igual modo deberíamos tratar la motivación. Es aquello de "al trabajo se viene motivado!"

josempelaez dijo...

Gracias a ti Luis. Me gusta mucho cómo ha quedado la lista, y como reflexionas sobre la responsabilidad individual en un marco que has de compartir.

lboisset dijo...

@luis como siempre los has sintetizado perfectamente. Me quedo con la joya de la "empleabilidad" puesto que este por ejemplo es un punto que en las consultoras suele ser muy claro pero que en otras empresas no acabas de encontrar.

Conozco casos en que es explicito en una pyme que no se manda a cursos al personal para evitar que luego se vayan.

En otro el "home-made" hace que el empleado se vaya sintiendo cada vez más encerrado. Se de amigos que después de llevar años haciendo sistemas analíticos, de BI, grandes soluciones, encuentran verdaderos problemas para encontrar trabajo porque no lo han hecho con "productos conocidos" sino con los de la casa.

Esto efectivamente mina la motivación.

Por ultimo menciona que a mi el último punto, el gozo intelectual, creo que es lo que hasta el momento más me ha llegado a motivar. Mientras este estaba presente mi implicación y motivación ni siquiera me las planteaba, no había nada más.... Cuando eso desapareció (maldita responsabilidad) todo se volvió más "profesional"....

josempelaez dijo...

Estaba leyendo algo y me he acordado de la "empleabilidad". Aquí hay uno que habla de que hay que "cultivar" trabajadores para hacerlos crecer, como a los pepinos.

tic616 dijo...

@davidch, coincidimos. Pero la gran pregunta y que da para desarrollar un post es ¿cómo crear esa motivación interior?

@lboisset, gracias. Buenos ejemplos de lo que no favorece la empleabilidad

@josempelaez, no hay de qué. Lo del artículo que enlazas supongo que te habrá recordado lo de empleabilidad por contraste supongo ;-)

Julen dijo...

Gracias por redactar este artículo. Nos servirá como referencia para muchas empresas. Directo a del.icio.us.

Anónimo dijo...

muy bueno el post, pero seguro que con la crisis se van a motivar solos!!!