/* PERSONALIZACION DE LUIS

12/9/07

Reconversión


He conocido a un tipo con una historia profesional interesante.

Hace pocos años era el director general y comercial en España de una empresa de
software ERP bastante importante - de las que juegan en primera división. Hoy sigue siendo director general de una empresa, la suya, que no tiene nada que ver con las TIC y que se dedica a proyectos e instalación de energías renovables.

Me explica que aprovechó (reveladora elección del verbo) una mala época de su anterior empresa y decidió fundar la que hoy es su compañía, cumpliendo un viejo sueño que empezó en la Universidad (es ingeniero industrial especializado en energías renovables). Hoy, ejerce de Ingeniero Empresario, tocando temas de gerencia y técnicos.

Cuando le pregunté cómo teniendo esa vocación había ido a parar a ese otro tipo de profesión, me contestó que necesitaba un trabajo al acabar la carrera, que no encontraba de lo que le gustaba y que acabó aceptando un puesto de consultor junior (*). De ahí, atrapado por una jaula de oro - el salario creciente - llegó, en su carrera de la rata particular, a Director General de algo que no le gustaba nada, en un final bueno relativamente.

Otros siguen atrapados en esa carrera peligrosa y no logran escalar.



Nota aparte: por cierto, me da mucha rabia lo de consultor junior, es una contradicción clara - nadie puede dar consejos, diagnosticar, etc... si es junior - por definición. Sin embargo siguen apareciendo anuncios de ofertas de empleo con esa etiqueta.






10 comentarios:

Alejandro dijo...

Pues si, yo también empecé de "Consultor Junior" tras finalizar la carrera y, por supuesto, tengo que darte la razón en que es un oximorón como una casa. Aún recuerdo cuando iba a los primeros clientes y tenía que memorizar lo que me decían, poner cualquier excusa para demorar mi respuesta (del tipo "bueno, esto hay que verlo más despacio" o "esto es importante, tomo nota para mirarlo más concienzudamente"), estudiarme el problema en la oficina o en casa, o bien consultarlo con un Senior y dar la respuesta al cliente más tarde.

Poco a poco te vas quedando atrapado en la carrera de la rata, con tu buen sueldo pero tus también buenos gastos, y un día te descubres envidiando a ese tio que acaba de salir en un documental de National Geographic, que se lió la manta a la cabeza, dejó su trabajo de broker y ahora vive de lo que pesca en una islita del Caribe o de la Polinesia, le basta con un par de pantalones y camisetas y su par de cervezas al día.

Ces't la vie...

Iván dijo...

Mi caso es similiar, comencé de junior, fui subiendo un poco de categoría y (algo menos) de sueldo y sin llegar al extremo del artículo de estar en un puesto alto, me salió una oportunidad muy buena. Actualmente estoy en una compañía que no es consultora, mucho más cerca de casa, con mejor sueldo y horario y haciendo algo que me gusta.

Saludos, Iván.

Rafa dijo...

Reveladora historia...de todos modos, quedándome en lo superficial (en un mini descanso en la ofcina) me encanta la expresión "Director General de algo que no le gustaba nada", tan curiosa como la de "consultor junior".

duravidaes dijo...

Propongo un termino nuevo para consultor junior: Consultor Wannabe

AUnque claro esta, verlo plasmado en ofertas de empleo ya es otra historia...

tic616 dijo...

Alejandro - has descrito muy bien lo de "learning on the job" y ya no es sólo lo que aprendes sino la "cintura" que adquieres para desviar la atención, aplazar respuestas, "marear la perdiz" vaya ... me está dando vueltas un post sobre el tema. A ver si me inspiro y escribo algo sobre el tema de formación en consultoría

Iván, eres un tipo afortunado pues normalmente se pierde sueldo en esos cambios. Felicidades.

Rafa, en realidad la frase es mía pero refleja perfectamente lo que me dijo.

Duravidaes, habrá que buscar otro término - "wannabe" puede llegar a ser despectivo, ¿no crees?, a mi me suena como un "quiero y no puedo" o estoy equivocado?. Además, creo que lo que ha de cuestionarse es la palabra "consultor", no la de "junior" - de todas formas no es fácil encontrar el término adecuado. En la gran consultora donde estaba antes se les llamaba "analyst", con lo que la confusión era mayúscula

Sopa de letras dijo...

Me temo que el protagonista de tu post ha tenido dos veces la oportunidad y el acierto de subirse al tren adecuado (tener éxito como consultor y después como emprendedor) y cumplir la 'visión' que tenía desde que merodeaba por la Facultad, lo cual es una situación maravillosa ya que la mayoría ni acierta a subirse al primero.

Afortunadamente para los que se suben al tren equivocado, las oportunidades también aparecen durante ese trayecto y el ser humano, siendo un prodigio de adaptabilidad, termina adaptándose y logrando un cierto éxito.

Yo nunca llegué a Consultor Junior... En la consultora en la que empecé todos (jefes, secretarias, personal auxiliar y consultores) nos auto-catalogábamos en tres categorías: 'chachas financieras', 'chachas contables' y 'secretaria de la chacha'. Sinceramente recuerdo aquél grupo como algo realmente increíble que hicimos muchas cosas inimaginables con menos de treinta años.

Sopa de letras dijo...

Se me olvidó...

¿Que os parece 'consultor dummie' o 'mini-consultor' por aquello de que siempre eres la mitad que tu jefe y te conviertes en su fiel sombra (como el mini-yo de Austin Powers)?

tic616 dijo...

Bueno, esto se anima compañeros. Parece que el tema motiva.

Sopadeletras, buena reflexión optimista - la comparto. Los términos "buenos" y "acertados" son categorías mentales que nos ayudan a pensar pero no hay que elevarlas a los altares
Me encanta lo de las chachas. Estoy seguro que buena parte de esos éxitos que tuvisteis se los debéis al buen humor.
"Consultor dummie" está bien, pero veo que insistes en utilizar la palabra consultor - ¿a alqguien se le ocurre algo sin esa palabra?

Pepito dijo...

Efectivamente lo de consultor junior es una contradicción en los propios términos.

Yo lo llamaría "individu@ futuriblemente consultor si todo va bien y con cargo desconocido en el presente pero en el que la empresa para la que trabaja ha decidido introducir la palabra consultor para disimular que es un becario sin ningún tipo de experiencia"

Es largo e incómodo, lo sé, pero no se me ocurre nada mejor y me parece sincero de cojones.

Un saludo.

tic616 dijo...

Joder Pepito, me temo que no va a ser posible. De todas formas me gusta lo de "futurible". "Potencial consultor" tampoco estaría mal