/* PERSONALIZACION DE LUIS

5/3/08

Factorías y talleres


Para añadir más puntos de vista a la conversación sobre el gremio de los consultores artesanos, me hago eco de esta entrada en Navegápolis donde se comparan dos formas de desarrollo de software, la realizada en factorías y la que se realiza en talleres.

Una idea clave: En las factorías, el valor de los resultados depende sobre todo de los procesos y la tecnología; en los talleres, de las personas.

Aplicada a la consultoría: En la consultoría industrial el valor depende de paquetizar y hacer repetibles los proyectos. En la artesana en el conocimiento y la personalización a la problemática específica del cliente


Una frase que cierra la entrada: Factoría es a operario, lo que taller a artesano, y proceso es a factoría, lo que talento a taller.

Por cierto, hay artesanos y artesanos. Muy bueno Miguel

5 comentarios:

Félix dijo...

He trabajado mucho con consultores y soy un ferviente defensor de la consultoría artesana. Sigo con interés los blogs de varios consultores artesanos como el tuyo. Desde la perspectiva del cliente, me pregunto en voz alta: ¿cómo puedo saber qué hace uno de estos consultores (no se puede ser excelente en todo)?¿cómo puedo constatar los resultados de "su obra"?¿cómo localizo a uno que me sirva para lo que necesito, por puro y duro networking?

En estos temas veo una gran carencia y una enorme posibilidad para hacer cosas muy de marketing, como esa asociación de la que habláis. Porque a los grandes les precede su marca y sus bases de datos. Pero el artesano que no produce una vasija ni una reja sino un servicio poco o nada visible...

mkl dijo...

Está la reputación. Hoy hablaba (chateaba) sobre la reputación que da decir NO de vez en cuando a algún proyecto (algo que los industriales raramente pueden permitirse). En general, la artesanía se promociona por el boca a boca y trabaja para un barrio. Lo 2.0 nos permite que ese barrio vaya más allá de las limitaciones geográficas. No soy muy partidario de un márquetin al uso, para eso tienes que homogeneizar y precisamente se trata de singularizar. Es contradictorio y habría que pensarlo... Bueno, en eso estamos.

Juanito dijo...

Bueno, llevo como dueño de un taller unos cuantos añitos :)) . Como dijo mkl, el tema está en tener un buen boca a boca y sobre todo, como me ha pasado a mi, tener buenos contactos. Buenos padrinos. El ambito geográfico ya ha sido practicamente abolido gracias a internet. Hay herramientas más que de sobra para no tener que desplazarte a las oficinas del cliente. Yo sólo voy a verlos para cobrar y para tomarme un café. Tienes que tener un poquito de marketing, tu pagina web, tus pdfs, tus asistencias a ferias y a cursos, etc. Vamos, lo normalito. Parecer que eres grande , sin serlo.

tic616 dijo...

Buenas reflexiones sobre el gran problema que plantea Félix - ¿cómo llegar a tus potenciales clientes siendo un consultor artesano?

No lo se, y tampoco creo que lo del gremio sirva para eso - no por aparecer en una lista se acredita nada.

Para lo bueno y para lo malo dependemos del boca a boca y de nuestro buen hacer. Si bien, coincido en que ahora el boca a boca se propaga mucho más rápido sobre las nuevas tecnologías y que se puede llegar más lejos y sin barreras geográficas (hasta cierto punto)

Gracias por los comentarios

Félix dijo...

Yo pensaba más en una acción cooperativa, donde cada uno tiene su especialidad pero el conjunto tiene una marca más fácilmente comunicable y con ciertas economías de escala. Claro, habría que cuidar el mantener el lado artesano del asunto para no poner en marcha una corporación; pensaba mas bien en una especie de consorcio, manteniendo cada uno su identidad y autonomía.

De todas formas intuyo por las contestaciones que no va mal el tema clientes y con el boca-oreja es suficiente para atender las capacidades de trabajo (de lo cual me alegro entonces).